ESTERILIZAR O CASTRAR A TU MASCOTA ¿TIENES DUDAS?

Esterilizar-o-castrar-a-un-gato

 

Ésta es una duda muy común entre quienes convivimos con un perro o un gato ¿Debo castrar a mi mascota? ¿Influirá en su salud y calidad de vida? Si vive solo en casa sin un compañero del otro sexo ¿qué importa que siga sin castrar?

Debes saber la importancia de esterilizar-castrar a un gato o perro, influye (y mucho) en su bienestar diario, en la prevención de enfermedades y tumores y, por supuesto, en el control de la sobrepoblación de mascotas que viven (y mueren) sin tener nunca un hogar.

Compartimos parte de un artículo de la Fundación Altarriba sumamente interesante. Destierra los mitos más habituales sobre la esterilización-castración de nuestras mascotas, es un regalo de salud que podemos hacer por ellos.

Si el tema te parece interesante puedes seguir la web de la Fundación Altarriba o puedes escribir tu opinión o duda aquí en los comentarios de este post.

Esterilizar a nuestro animal es una de las decisiones que indican el nivel de responsabilidad que hemos asumido

 

¿Qué es esterilizar?

Esterilizar es un procedimiento quirúrgico por el que se impide la reproducción al animal, y puede realizarse tanto en machos (vasectomía) como en hembras (ligadura de trompas). En ambos casos se dejan intactos los órganos sexuales y el animal mantiene la conducta sexual, ya que no hay modificación de los procesos hormonales (las hembras siguen teniendo el celo).

 

¿Qué es castrar?

Castrar implica la extirpación quirúrgica de los órganos sexuales. Machos: testículos (castración); hembras: ovarios (Ovariectomía OV), u ovarios y útero (Ovariohisterectomía OVH). Los procesos hormonales desaparecen y el carácter del animal no sufre alteración (en machos agresivos por dominancia sexual ésta puede llegar a desaparecer). Las hembras no tienen el celo.

 

¿Cual de las dos técnicas recomienda la Fundación Altarriba?

La Fundación Altarriba recomienda sin ninguna duda la castración por las razones que se exponen más adelante, y no solamente por motivos proteccionistas (control de la superpoblación y reducción del abandono), sino por el bienestar directo del animal.

 

Mitos a desterrar sobre la Esterilización-Castración

“¿Por qué quitarle el disfrute sexual?”

No podemos quitar lo que no existe. Los animales (con pocas excepciones, como los grandes simios) no viven la sexualidad como los humanos, porque no han dado el paso emotivo que ello implica. Para un animal el sexo es únicamente el proceso físico de reproducción. Si comer y beber es la garantía de la supervivencia individual, el sexo lo es para la permanencia de su especie.

La prueba más clara es que la hembra sólo acepta la monta cuando está en celo, es decir, cuando su cuerpo presenta una exigencia hormonal. Fuera de esa situación, se niega al sexo e incluso puede rechazar al macho de forma muy agresiva, lo que evidencia que para ella no existe una situación de placer relacionada con el sexo, sino una situación de necesidad hormonal. De igual forma, el macho sólo busca la monta cuando recibe información química de una hembra en celo.

 

“Me da mucha pena operarlo”

Quiere a tu animal hasta el infinito, pero no lo humanices en lo que no toca. Hemos observado que cuando el veterinario sugiere al propietario masculino que se realice la castración (sobre todo cuando se trata de un animal macho), éste tiende a “protegerse”, como si se le estuviera recomendando para él. La reacción, muy simpática, no deja de ser lógica, pero si nadie se lleva la mano al cuello cuando le sugieren vacunar a su perro, y no le da pena que le pinchen, esto es lo mismo. Es una decisión por “su” bien, y con esa finalidad se plantea.

 

“¿Y si engorda?”

Un animal que se alimenta de forma inadecuada engordará, operado o no, por tanto en ambos casos debemos tener la misma precaución en controlar su comida y en facilitar que haga el ejercicio físico adecuado para estar sano. Si el animal que va a ser operado ya tiene tendencia a engordarse, el veterinario te dará las instrucciones precisas para evitarlo; sólo tienes que seguirlas al pie de la letra.

 

“¿Tras las castración le cambia el carácter?”

Después de una castración, solamente se modifican como consecuencia directa aquellas conductas ligadas a sus hormonas, como el hecho del marcaje y la territorialidad en los machos…

 

“Las hembras deben criar al menos una vez”

No. Esta afirmación es una falsedad. Estamos hablando de procesos hormonales y químicos, por lo que si están castradas no tendrán ninguna necesidad de reproducirse, y por lo tanto tampoco tendrán embarazos psicológicos ni stress o ansiedad estacional. La “llamada de la maternidad” en las hembras desaparece por completo junto con todos los problemas que conlleva.

 

“Es cosa del veterinario para ganar dinero”

Los veterinarios son unos profesionales cualificados que han elegido la salud animal como camino laboral (hecho para el que se han formado durante años), y te lo sugieren porque su obligación es velar por el animal, por éste y por los futuros, o sea, que cuando te recomienda que lo esterilices o lo castres lo está haciendo en el convencimiento de que el animal estará mejor (por ejemplo, para ahorrarle una piometra a la hembra en el futuro y que no tengas que salir corriendo de urgencias para que no se te muera).

 

“¿Y en qué beneficia a su salud?”

La castración evitará en la hembra el embarazo psicológico, la piometra y algunos tumores mamarios. En los machos, tumores testiculares, hernias perianales, tumores de glándulas hepatoides, tumores de glándulas perianales, tumores y quistes prostáticos, entre otros, en aumento actualmente según las estadísticas veterinarias.

Según publica el «American Journal of Veterinarian Research» (Revista Americana de Investigación Veterinaria), la longevidad de un animal castrado aumenta en machos un 24% (perros) y un 36% (gatos). En las hembras aumenta un 20% (perros) y un 40% (gatos).

 

“Tiendas y criaderos se van a inflar a ganar dinero”

…. Casi el 90% de los animales abandonados no han nacido en criadores legales ni se han vendido en tiendas legales: proceden de casa (que ilusión me hace una camada, los vecinos me han pedido un cachorros de la mía y los tengo todos colocados, voy a criar en casa para vender en dinero negro por debajo del precio de mercado, ha sido un descuido y me han preñado la perra, …).

La realidad, es que la cría casera anunciada y vendida por Internet, carteles en farolas, y falsos anuncios de adopción, arroja a las carreteras y a la muerte, cada año, varias decenas de miles de animales. Imagina que la esterilización y castración de animales no va a suponer un mayor volumen de negocio para tiendas y criadores, sino un mayor volumen de adopciones en perreras y refugios.

 

“¿Tenemos derecho a privarles de lo que les ha dado la Naturaleza?”

… El ser humano ha sido dotado igualmente por la Naturaleza para reproducirse, y en cambio ejerce sobre sí mismo el derecho a no hacerlo mediante el uso de métodos anticonceptivos. No exijas para otros lo que has rechazado para ti mismo, al menos no con ese argumento. Hoy en día, si se cuenta con la posibilidad de evitarlo, ninguna mujer tiene tantos hijos como años fértiles (uno por año) y ningún hombre se lo pide. La Naturaleza y/o Dios han dictado las mismas leyes para todos. No seamos hipócritas.

 

“Es que es de pura raza!”

En ese caso, será como uno de cada cuatro que van a parar a una carretera, perrera o refugio, así que prueba otro argumento. […] ¿Sabes cuántos “pura raza” acaban su vida en un infierno? ¿Sabes cuantos nos llegan a Fundación Altarriba viejos, ciegos, con cáncer, …?. Pero eso sí, son “purísimos”…

 

“Es que será menos vigilante”

La personalidad del animal no depende tanto de las hormonas sexuales como de su herencia genética y su entorno, por tanto su tendencia a proteger a los suyos (que eres tú) no se ve afectada. Y si lo que quieres en realidad es contar con vigilancia, lo suyo no es que tengas perro, sino que te compres una alarma.

 

“Es que me hace mucha ilusión asistir a un nacimiento”

Asistir al nacimiento de la vida es desde luego un hecho maravilloso, que en el caso de los niños además les enseña a respetar y a cuidar a los animales. Un bebé animal recién nacido es frágil y hermoso, y despierta la compasión…

Si quieres vivir en casa esta experiencia, y que tus hijos aprendan a respetar la vida ajena, no necesitas que tu perra o tu gata se quede preñada. Llama al refugio más cercano, y seguramente podrás tener en acogida alguna hembra a punto de parir que necesita cuidados. Llévatela a casa, atiéndela, y disfruta durante dos o tres meses cuidando de estos animalillos hasta que puedan darse en adopción. Será una experiencia doblemente hermosa: la vida que surge ante tus ojos, y el hecho de tu generosidad para con los maltratados. En el refugio no sabrán cómo agradecértelo.

 

“Quiero tener un hijo de mi animal”

Ningún hijo de tu animal va a ser su fotocopia. Olvídate. Es lícito que quieras prolongar en lo posible, para siempre si puedes, la existencia de ese animal al que adoras. Para ti no habrá otro igual que él, es cierto. Por eso, no busques expresamente reemplazarlo por otro de su sangre. Deja que sea especial y único, y cuando se haya ido, date el tiempo que necesites para compartir tu vida con otro, que también será especial, y no vendrá a sustituir al primero, sino a seguir compartiendo la felicidad que por un momento ha sido interrumpida por el dolor. El peor homenaje de agradecimiento que puedes hacer a tu animal es arriesgarte a provocar el dolor extremo en sus descendientes.

 

Esterilizar a una mascota

 

“Yo me responsabilizaré de las crías”

Nadie lo duda, pero atiende a esto: tendrás una camada que darás a personas cercanas y de tu confianza. Cada una de estas personas tiene tu mismo a derecho a disfrutar de la misma ilusión, y seguirán criando. Mira esta tabla y reflexiona:

Basado en que una hembra tenga sólo dos camadas en su vida (gato 6 + 6, perro 4 + 4), y contando con que la mitad de su crías sean hembras que crían en la misma proporción (dos veces en su vida), y supervivencia 100% de las hembras:

 

1 GATO

1 PERRO

1 año

12

8

2 años

84

40

3 años

588

200

4 años

4.116

1.000

5 años

28.812

5.000

 

Al cabo de 5 años, un gato y un perro han dado lugar a 33.812 animales, de los que con toda seguridad un 90%, es decir, 30.430, habrán muerto en perreras, arcenes, peleas de perros, envenenados, mutilados, etc. Y todo ello, será responsabilidad del propietario del animal inicial.

¿Puedes garantizar que te harás cargo de estos miles de animales fruto de tu primera ilusión? ¿Te preocupa que los hijos de tu adorado animal, que llevan su sangre, tengan este futuro? Entonces hazte realmente responsable evitando que esto ocurra.

 

“Nadie ganará dinero si tengo una camada”

Error. Siguiendo las cifras anteriores, de momento están ganando dinero a costa tuya y de tu adorado animal:

  • Las empresas (casi siempre dedicadas al control de plagas, raticidas, etc.) que gestionan tantas perreras municipales y cobran a tanto por muerte (te ahorramos saber cómo mueren tus “nietos” en esos centros).
  • Las mafias de peleas de perros que se nutren de los abandonados para “entrenar” a sus “campeones”.
  • Las mafias del comercio textil con su piel (puños y cuellos de abrigo, botitas de bebé, muñecos de peluche, figuritas, …).
  • Los particulares que recogen cachorros abandonados para venderlos y/o criar con ellos (si les parecen “monos”).
  • Los que utilizan animales abandonados para pedir limosna, y los tienen en la calle, drogados y a la intemperie, para dar más lástima.

Ser “generoso” y “solidario” con los demás tiene un límite… ¿No crees?

Si te ha gustado el artículo te agradeceré si lo compartes en redes sociales y nos ayudas a darle difusión haciendo clic en los iconos que aparecen a la izquierda o abajo del post. Gracias! 🙂

Laura Ruiz (autor)

¡Únete a la comunidad rufus&company!

Apúntate y tendrás acceso exclusivo a liquidaciones privadas de stock, talleres gratuitos, descuentos especiales.... Te enviaremos por email Novedades y Consejos.

Forma parte de la familia rufus&company :)

(Nunca cederemos tus datos. 100% libre de spam)

4 comments

  1. MiMiga says:

    Un millón de gracias por este estupendo artículo. Espero que mucha gente lo lea y por fin se destierren estos falsos mitos acerca del la castración, sexualidad y maternidad en gatos y perros para beneficio de una mayor calidad de vida de nuestros compañeros peludos. Saludos felinos.

    • rufus&company
      rufus&company says:

      Hola Mimiga!
      Mucha gracias por comentar y seguirnos! nos encantan vuestras camisetas! 🙂
      Nosotros también esperamos ayudar a desterrar falsos mitos, ojalá llegue pronto el día en que no haya animales abandonados en las calles, refugios, perreras… malviviendo o siendo sacrificados.
      Entre todos debemos tomar conciencia.
      Saludos!

    • rufus&company
      rufus&company says:

      Hola Juan Carlos!
      Nosotros no somos veterinarios, pero sí puedo decirte que después de mucho informarnos optamos por esterilizar a las gatitas que forman parte de nuestra familia antes de su primer celo.
      Es algo que debes consensuar con tu veterinario, siempre que se trate de un animal sano y con un peso adecuado no debe existir ningún problema en realizar una esterilización temprana.
      Gracias por comentar, saludos!

Deja un comentario...